BRC PSICOLOGÍA

 

ÁREA DE ADULTOS

Todas las personas, en nuestro día a día nos encontramos con situaciones que nos generan malestar y preocupación. Afortunadamente, en la mayoría de las ocasiones, tenemos los recursos suficientes para manejar y disminuir esas sensaciones negativas.

 

Sin embargo, hay ocasiones en las que los problemas y las preocupaciones se prolongan en el tiempo hasta que llegan a hacerse insostenibles; otras veces, aunque sabemos qué tenemos que hacer, no podemos hacerlo; en otros momentos, es el miedo al cambio lo que nos paraliza y, en otros casos, sencillamente, no sabemos qué hacer para resolver la situación.

 

 Es en esos momentos, en los que el problema está afectando a tu vida diaria, cuando la ayuda de nuestro equipo de psicólogos puede resultarte extremadamente útil.

 

 

En BRC podemos ayudarte en:

 

- Depresión y otros trastornos del estado de ánimo.  La depresión es el trastorno de ánimo más común, se trata de un estado de ánimo que hace que valoremos todas las situaciones de forma negativa y perdamos la capacidad de lucha ante las circunstancias cotidianas.  Se caracteriza por sentimientos de tristeza, de inutilidad o de culpa, desilusión, cambios bruscos del estado de ánimo, dificultades de concentración, problemas de memoria, insomnio,  incapacidad para tomar decisiones y pérdida de interés.

 

 

-  Crisis de angustia y otros trastornos de ansiedad (agorafobia, fobias específicas, Trastorno obsesivo-compulsivo,..).  Caracterizados por tensión, preocupaciones excesivas, miedos exagerados a determinadas situaciones, obsesiones, sensación de que algo malo puede pasar, síntomas físicos como mareos, sudoración, palpitaciones, dificultad para respirar.

 

 

-   Estrés. El estrés es la respuesta que da nuestro organismo para adaptarse y ajustarse a los cambios y a las presiones del entorno que nos rodea. Por ello, incluso los sucesos positivos que requieren cambio o adaptación (por ejemplo: un ascenso en el trabajo, un nuevo proyecto, un bebe muy esperado, una nueva casa, ...), pueden ocasionar cierto tipo de estrés.

El estrés se convierte en negativo cuando es continúo y  manejado de forma inadecuada, pudiendo provocar cambios de estado de ánimo, tensión y preocupación, irritabilidad, dolor físico localizado: dolor de cabeza, cervicales,..; migrañas, enfermedades gastrointestinales, insomnio, mareos, dificultades de concentración y olvidos frecuentes, enfermedades  cardiovasculares.

 

 

-   Trastornos de alimentación (anorexia, bulimia).  Las personas afectadas de un trastorno alimentario como la anorexia y la bulimia, a menudo, no reconocen que tienen una enfermedad.

 Este hecho, hace que difícilmente acudan a la consulta de un especialista, y si lo hacen suele ser  obligadas por su entorno más cercano.

Por ello, es fundamental que el entorno conozca los signos de alerta.

 

En el caso de la anorexia como signos de alerta podemos considerar los siguientes: peso por debajo de lo normal, ir al lavabo justo después de cada comida para provocarse el vómito, trocear la comida en pedazos muy pequeños y moverla por el plato, tener alimentos prohibidos, la realización de mucho ejercicio físico y la presencia de amenorrea (pérdida de la menstruación); además suelen ser personas con un alto nivel de exigencia y perfeccionismo.

 

Por otra parte, la bulimia se caracteriza por atracones de comida sin control por parte de la persona que van seguidos de métodos para compensarlos con el fin de no ganar peso, como por ejemplo provocación del vómito, uso de laxantes, diuréticos y enemas, ejercicio físico excesivo y en ocasiones ayuno.

 

 

-   Trastornos del sueño: Los trastornos más comunes son insomnio, hipersomnia (dormir en exceso), pesadillas, alteración del ritmo sueño-vigilia. Todos ellos  a largo y a corto plazo  pueden derivar en falta de concentración, baja productividad, irritabilidad, somnolencia diurna, mala memoria.

 

 

-   Dolor Crónico:  Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica. Para muchas personas que padecen enfermedades crónicas como la Fibromialgia (FM) o el Síndrome de Fatiga Crónica (CFS), el dolor y la fatiga se encuentran entre sus principales fuentes de estrés, o bien son el marco de evaluación de múltiples situaciones que la persona interpreta como estresantes (recibir invitados en casa, realizar alguna actividad fuera de casa,..). La Fibromialgia se caracteriza por dolor generalizado a lo largo de todo el cuerpo asociado a sensibilidad exagerada a la palpitación. En este caso, la persona tendrá una historia de dolor generalizado de por lo menos 3 meses de duración y dolor a la palpación en al menos 11 puntos de los 18 puntos designados como “puntos gatillo o desencadenantes”; así mismo, algunos síntomas clínicos que puedes experimentar si sufres esta enfermedad son: fatiga, hipersensibilidad muscular, trastornos del sueño, dolor generalizado, dolor o sensibilidad en las articulaciones; rigidez muscular sobretodo en la mañana, parestesias, ansiedad, depresión, tristeza, apatía, dolores de cabeza, sensación de frío, sudoración nocturna, sequedad ocular,.. A menudo las personas afectadas por esta enfermedad lo definen como “dolor en todo el cuerpo, de la cabeza a los pies y sensación de estar agotado como si no pudiera más”.

 

El Síndrome de Fatiga Crónica se caracteriza por una fatiga profunda e insuperable, de nueva aparición, que no disminuye con el descanso y puede empeorar con el ejercicio físico y mental. Los síntomas más frecuentes asociados a este enfermedad son fatiga extrema, dolor generalizado, alteraciones del sueño, ansiedad, depresión, pérdida de memoria y concetración, colon irritable, cefaléas, faringitis, alergias,..

 

 

-  Problemas de personalidad o de relación: baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, dependencia, impulsividad, irritabilidad/agresividad, falta de habilidades sociales, timidez.

BRC Psicología    brcpsicologia@gmail.com